miércoles, 8 de abril de 2015

DIY guirnalda





Siempre hemos dicho que los pequeños detalles marcan la diferencia, y la forma de presentar nuestros dulces suelen ir acompañados de una parte decorativa handmade. Hoy os explico un DIY de una guirnalda, perfecta para decorar vuestras tartas más festivas y a pequeño formato incluso cupcakes. Un paso a paso de la guirnalda que realicé en mi cumpleaños y coronó una tarta de chocolate cuya receta realicé de mi amiga-blogger Merceditas Bakery con la única variación de que entre capa y capa incorporé mi mermelada favorita, arándanos.
¿Preparados?

Necesitaremos:
papel de seda del color/colores que más os gusten
tijeras
lapiz
liza

  • Cortamos un trozo del papel de seda medida 20 cm x 20 cm.
  • Lo doblamos hacia abajo.
  • le hacemos otro doble hacia la derecha, (obtendremos un cuadrado) y otro más en la misma dirección.


  •  Con la ayuda de unas tijeras realizamos cortes dejando un poco de espacio en la zona superior sin cortar. (ver fotos)
  • Abrimos el primer doble y cortamos la parte unida de las tiras con cuidado. Obtendremos la foto 4.


  •  Abrimos y cortamos por la mitad. Obtendremos 4 cuadrados con flecos listos para ser enrrollados.


  •  Vamos enrollando sobre sí mismos, una vez listo le damos dos vueltas por el centro para fijarlo y con la ayuda de la punta de un lapiz o similar lo colocamos en el centro y terminamos de girar para "sellar" nuestra parte de la guirnalda.


  • Podemos ir guardándolas en una liza pasándolas por el hueco que nos ha dejado la punta del lápiz hasta tener el resto de pompones de flecos.



Cada cuadrado de 20 cm x 20 cm nos da como resultado 4 pompones de flecos por lo que en muy poco tiempo y un poco de paciencia conseguiremos una guirnalda poblada y bonita que alegrará nuestras tartas.
¿ Os ha gustado? Si vuestra respuesta es SIIIIIIIIIIIIIII por favor dejarnos un comentario abajo, es la única manera que tenemos de saberlo y no os olvidéis de compartirlo en las redes sociales. Sois nuestra vía para dar a conocer nuestro trabajo.
Muchas gracias por estar siempre con nosotras y nos vemos pronto, ¡lo prometo!

Cris


miércoles, 25 de marzo de 2015

Pastelitos con moldes Silikomart


¿Un bocado? ¿Os apetece? ¡Pues serviros vosotros mismos! Yo tampoco me he podido resistir y me he comido unos cuantos… jiji. Hace unos días  que recibimos estos magníficos moldes de silicona de la marca silikomart que son una maravilla!! Una forma muy chula para poder hacer helados, hornear mini pastelitos como los que he hecho yo hoy o incluso utilizarlos en tus elaboraciones saladas. ¡Una forma original de sorprender con tus creaciones!


Y yo me he decantado por una de mis combinaciones favoritas: chocolate y frambuesa. Esta vez con un toque crujiente de galleta, cardamomo y frambuesa liofilizada. Para mi toda una delicia, espero que para vosotros también. Apuntar bien los ingredientes ¡que empezamos!

Para el bizcocho:
- 3 huevos
- 75 gr de azúcar
- 55 gr de harina
- 1/2 cucharadita de levadura en polvo

Para el relleno y la cobertura
- mermelada de frambuesa
- chocolate negro para fundir
- una cucharadita de aceite de girasol
- tus galletas favoritas
- una pizca de cardamomo
- frambuesas liofilizadas (opcional)




En primer lugar separamos las yemas de las claras y batimos a punto de nieve las claras. Cuando formen picos blandos vamos añadiendo poco a poco el azúcar y seguimos batiendo hasta que estén a punto de nieve.

A continuación incorporamos las yemas previamente batidas con un tenedor, y mezclamos todo bien con ayuda de una espátula realizando movimientos envolventes.

Tamizamos la harina, el cacao y la levadura y la vamos mezclando con los huevos de poco en poco, en dos o tres tandas. Realizando de nuevo movimientos envolventes con la espátula.

Engrasamos un poco nuestros moldes y llenamos las cavidades, ponemos un palito de los de helado y introducimos en el horno previamente calentado a 170 grados arriba y abajo. Situamos los moldes en la parte de abajo del horno, pero no el suelo, sino situando los moldes sobre la rejilla en la última posición que nos permita nuestro horno.

Horneamos unos 10 minutos. Aquí como siempre lo importante es conocer a tu horno, ya que los tiempos varían mucho de uno a otro. Realizar la prueba del palillo para comprobar que están perfectamente horneados. Retirarlos del horno y dejar que se templen en el molde unos 5 minutos, luego desmoldarlos con cuidado y pasarlos a una rejilla para que terminen de enfriar por completo.



Una vez estén listos, con una boquilla de relleno o una jeringuilla pasamos a rellenarlos de mermelada de frambuesa. Podéis utilizar vuestra mermelada favorita o incluso animaros con una crema pastelera, crema de limón… ¡Imaginación al poder!. Para rellenarlos hacerlo por la parte plana del pastelito que es la parte de atrás que no se verá.

Cuando los tengáis ya todos rellenos pasaremos a elaborar la cobertura fundiendo el chocolate en el microondas en intervalos de 15 segundos para evitar que se nos queme y nos llevemos las manos a la cabeza.. Incorporamos una cucharadita de aceite de girasol para que quede más diluido y brillante y bañamos los pastelitos. Dejamos que el chocolate solidifique un poco y espolvoreamos sobre él la mezcla de galleta triturada con cardamomo y fresa liofilizada que le aportará un toque crunch original y apetecible al paladar.

Y ahora ya… Nos sentamos tranquilamente en el sofá con uno o unos cuantos pastelitos y nos los comemos sin piedad, que para eso hemos sudado en la cocina preparándolos, ¿o no es así? jeje.



Espero que os gusten y los disfrutéis. Yo me despido hasta… bueno en realidad no lo se… En menos de dos semanas salgo de cuentas así que estaré más que entretenida con la pequeña Olivia y no creo que disponga de mucho tiempo para hacer recetas, probarlas, fotografiarlas, editarlas, escribir post… en fin, ¡ojalá que sí! Pero eso lo tendré que ir viendo.. Os mando un beso gordo a todos y nos vemos por Facebook e instagram, que noticias mías tendréis seguro ;)

Un beso
Marta

Nota: Recordar que el molde que hemos utilizado lo podéis encontrar aquí

lunes, 9 de marzo de 2015

donuts de chocolate al horno


Ahora que el buen tiempo asoma empieza a apetecer, más todavía si cabe, realizar dulces que reflejen la llegada de la primavera, del sol, del calor, de las tardes al aire libre, de las meriendas y celebraciones de cumpleaños en el parque... Creo que estos donuts de chocolate al horno apetecen compartirlos en cualquiera de los momentos antes mencionados; ya que no son sólo el aspecto estético colorido que tienen si no el sabor. Su textura es suave, esponjosa y de un intenso sabor a chocolate. Un bizcocho en forma de donuts de los más tierno que hayáis probado. ¿ Os apetecen?


Ingredientes para la masa:
180 gramos de harina de trigo
30 gramos de cacao en polvo Valor
10 gramos de levadura química
3 huevos L
60 gramos de azúcar blanco
60 gramos de azúcar moreno
1 cucharita de esencia de vainilla
70 gramos de yogurt cremoso
100 gramos de nata 35% materia grasa
60 gr de aceite de oliva suave

Ingredientes para el glaseado:
200 gramos de azúcar glass tamizado
75 ml de agua
150 gramos de chocolate para fundir

Para decorar:
Non pareils de colores, lacasitos, fideos de chocolate, de azúcar, láminas de almendra...


Tamizamos y unimos la harina, con el cacao en polvo y la levadura. Reservamos.
En el cuenco de la batidora vertemos el aceite con el azúcar, batimos hasta integrar y vamos incorporando los huevos uno a uno, cuando obtengamos una masa homogénea incluimos la esencia de vainilla, el yogurt y la nata poco a poco. Una vez incorporado echamos la mezcla de harina y la integramos con movimientos lentos y envolventes. 
Cuando tengamos nuestra masa lista engrasamos el molde para hornear donuts y vertemos 3 cucharitas en cada hueco, esparcimos y alisamos. Llevamos al horno precalentado (calor arriba y abajo) a 160º unos 12-15 minutos, comprobamos que están listos pinchando con un palillo, sacamos del horno, dejamos reposar 5 minutos y transferimos a una rejilla para que se enfríen. 

Para glasear, tamizamos el azúcar glass y vertemos en un cuenco junto el agua, integramos bien. Fundimos el chocolate en el microondas a baja temperatura y en intervalos cortos para evitar que se nos queme y vertemos al cuenco. Batimos hasta conseguir una mezcla homogénea y vamos pasando los donuts uno a uno para que se bañen en chocolate.
Disponemos sobre la rejilla y los decoramos al gusto.


Con esta receta os saldrán unos 14-15 donuts, podéis perfectamente congelarlos pero antes de glasear. 
Estos donuts serán la merienda perfecta para el cumple de los más peques, y no tan peques... A mi me queda muy poco para cumplir los 30 y me han gustado tanto y son tan fáciles de hacer que seguramente sea el dulce que lleve para celebrarlos. La textura es súper esponjosa y aguantan ricos 3 días mínimo ( No os puedo decir más días porque están tan ricos que no han durado más). Si os animáis no dudéis en etiquetarnos en vuestras fotos para poder verlos en las redes sociales.
¡Un besito y hasta pronto!
Cris

Notas: El molde utilizado lo podéis comprar aquí. Esta receta se puede hacer también con las "donuteras" del Lidl pero tendréis que comprobar tiempo de cocción. Si alguien lo realiza que nos escriba para poder actualizarlo ;)

viernes, 27 de febrero de 2015

Mugcake de chocolate


Hoy he decidido adentrarme en el mundo del Mugcake, este concepto de bizcocho en taza que esta causando sensación por las redes estos últimos días. Para seros sinceros me ha parecido la receta perfecta para probar esta semana, porque últimamente el tiempo escasea en mi vida… Entre médicos, clases de preparación al parto, cosas que tengo pendientes y que debo acabar sí o sí antes de que nazca Olivia, dejar toda la casa lista, preparar su ropa, la habitación, comprar cosas que va a necesitar ella, y yo….. Y a todo esto sumarle mi nuevo hobbie que se une al de la repostería: coser a máquina! Y tengo la necesidad imperiosa de hacer mil cosas, claro todo antes de que nazca la pequeña! Que si me quiero hacer un par de neceseres, un bolso, funda de móvil, funda de ipad, cojines….. jajajaja En fin! Que estoy muy entretenida exprimiendo el tiempo que me queda antes de que todas mis horas y mi atención se las destine lo mejor que me va a pasar en la vida: Mi hija!



Y todo este rollo iba por la falta de tiempo… jajaja. Y eso ha hecho que haya empezado con la receta esta misma mañana y a la hora de comer ya estaba hecha, catada, con el visto bueno, fotografiada y con las fotos editadas! Vamos el mismo caso que el de la receta de la semana pasada de Cris y su pastel de manzana Bolzano. Se nota que entre Boda y Bebé vamos un poco más justas de tiempo :)

Y sin más dilación os dejo con mi versión de la Mugcake de chocolate, que sin duda me ha sorprendido mucho. No me imaginaba que de una cocción en microondas de menos de dos minutos pudiese salir un bizcochito rico. Y a pesar de que aconsejan comerlo en el momento os puedo asegurar que el mío lo he vuelto a probar pasadas 4 horas y lo sigo encontrando bueno y jugoso! Así que ya lo he puesto en la cabecera de mi libreta de recetas, seguro que en más de una ocasión lo hago. Desde luego que no está a la altura de los bizcochos hechos en el horno, pero para un remedio rápido está bien rico!

Antes de prepararlo os aconsejo que leáis este post de Su de webos fritos que explica de forma fácil los errores al hacer estos mugcakes y sus posibles soluciones.

Ingredientes: 

1 Huevo
1,5 cucharadas de leche
1,5 cucharadas de aceite de girasol, o de oliva suave
2,5 cucharadas de Harina
2 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de chocolate fondant derretido
1/2 cucharada de levadura en polvo


Primero mezclamos el aceite con el chocolate fundido.
Luego añadimos el huevo y la leche y batimos bien hasta integrar (podemos remover con un tenedor o con una batidor de varillas manual)
Por último mezclamos bien los ingredientes secos: harina, azúcar y levadura y los incorporamos a la mezcla líquida que ya tenemos.
Lo vertemos en la taza y lo metemos en el microondas.

(Se puede hacer todo en la misma taza donde vayamos a cocinar el Mugcake, pero yo he preferido emplear dos cacharros más y así mezclar por un lado los ingredientes líquidos y por otro los secos, para luego mezclar bien y asegurarme de que todo queda perfectamente integrado)

El tiempo de “cocción” que se le va dar va a depender de nuestro microondas. En mi caso lo puse 1 minuto a 700W y pasado este tiempo giré 180º la taza sobre si misma, tal y como aconseja Su de webos fritos para que no salga torcido el Mugcake. Y bajé la potencia del microondas a 560W y lo cociné unos 40 segundos más.

Te tendrás que familiarizar con la potencia de tu microondas porque como los hornos, cada uno es un mundo! Así que paciencia que en que desveles el tiempo y la potencia perfecta tendrás una receta muy socorrida para preparar en un plis plas y saciar a tu yo más goloso.

Os aconsejo que primero lo pongáis un minuto en el micro, y que luego giréis la taza y vayáis de 10 segundos en 10 segundos, así controlaréis mejor cómo va su cocción. No hay que excederse con el tiempo porque una vez lo saquemos del micro, con el calor residual que hay en la taza va a seguir cocinándose.




Espero que no os quedéis sin probar el Mugcake, porque es rapidísimo de hacer y muy simple, no se necesitan medidas súper exactas para hacerlo, ensuciamos pocos cacharros… Y admite muchas variedades! Haz tu propia versión y nos la enseñas. En esta que hoy os he hecho podéis añadirle nata, caramelo, mermelada… Cualquier cosa que le pongas de topping lo hará aún más apetecible!

Disfruta, comparte y comenta la receta de hoy! 

Un beso.
Marta.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Pastel de manzana bolzano


La receta de hoy está recién salida del horno; Además nunca mejor dicho, la he hecho, probado, fotografiado y publicado hoy. Y tengo que decir que es uno de los mejores pasteles de manzana que he probado nunca. Su aspecto es rústico como un bizcocho de manzana pero su sabor, es cremoso, suave y muy muy delicado; La verdad, me ha enamorado.
Es una receta que ví hace ya un tiempo en el blog El invitado de invierno pero todavía no había encontrado la "excusa" para realizarlo. Gran error, he tardado dos años en descubrir uno de los postres de manzana que más me han gustado. El sabor ácido del limón, contrastado con la dulzura de la vainilla uniéndose a la jugosidad de la manzana consiguen de este pastel subir al "top ten" de mis postres favoritos retando muy seriamente a mi querido chocolate.


 Ingredientes necesarios:
600 gramos de manzana reineta (2 manzanas hermosas)
1 limón grande
160 gramos de azúcar
2 huevos medianos ( en mi caso de corral )
110 gramos de mantequilla
70 gramos de harina floja
2 cucharaditas de levadura química
1 cucharadita de vainilla en pasta
125 gramos de leche entera




Ponemos el horno a precalentar a 170º calor arriba y abajo y cubrimos el molde de hornear de 18-20 cm de diámetro con papel sulfurado. El fondo y los laterales para no tener problemas al desmoldarlo.
Pesamos la harina, la tamizamos y le añadimos la levadura química.
Pesamos el azúcar y reservamos. Sacamos los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente.
Derretimos la mantequilla en el microondas a baja potencia, con cuidado de no pasarnos de tiempo.
Pesamos la leche y le incorporamos la cucharita de pasta de vainilla.
Lavamos el limón, rayamos su piel y exprimimos su zumo. Vertemos el contenido en una ensaladera grande ya que tiene que tener capacidad suficiente de abarcar el resto de ingredientes.
Pelamos las manzanas, las cortamos en gajos y las ponemos con el limón revolviendo con las manos para que se impregnen bien del limón.
Ponemos el azúcar con los huevos y los montamos con la ayuda de la batidora eléctrica, cuando hayan doblado su volumen vertemos la mantequilla derretida y con una paleta vamos incorporando con movimientos envolventes.
Añadimos un tercio de la harina, mezclamos con cuidado con movimientos envolventes, añadimos la mitad de la leche con la vainilla, otro tercio de harina, el resto de leche y lo que queda de harina. Todo esto con cuidado y siempre con movimientos envolventes. ( Lo sé soy pesada tanto movimiento envolvente pero es muy importante para obtener una textura increíble)
Vertemos esta mezcla a la ensaladera con los gajos de manzana y mezclamos bien para que se impregnen todos los gajos.
Pasamos la mezcla al molde que habíamos preparado para hornear, alisamos la superficie y horneamos durante 50 minutos. Los primeros 30 a 170 grados y los últimos 20 minutos a 175º.
Cuando haya pasado el tiempo comprobamos con la ayuda de un palillo su correcta cocción y sacamos a enfriar sobre una rejilla. Desmoldamos una vez esté frío completamente.




Es una receta sin ningún tipo de complicación y el resultado merece la pena ¡y mucho! Desde aquí, gracias Miriam por haberme descubierto esta receta. Me has alegrado el día :)



A todos vosotros, no os dejéis engañar por su aspecto rústico, esconde una suavidad extrema. Daros el placer y sorprender a los vuestros con este postre un día cualquiera. 
¡Un besito y nos vemos pronto!

viernes, 30 de enero de 2015

Bizcochitos de coco y chocolate


¡COCO! mmmm qué rico… me encanta el sabor que le da a los bizcochos! y creo que todavía no lo había utilizado en ninguna receta para el blog, esto no puede ser! Así que me he puesto manos a la obra con unos bizcochitos sencillos y muy apetecibles, perfectos para comer a cualquier hora, y más aún si llevan también chocolate jiji.

No vais a tardar casi nada en hacerlos, 15 minutos de preparación y unos 12 minutos de horno con lo que no me valen las excusas…. esta tarde todos a merendar bizcochitos de coco y chocolate! (parezco muy mandona? jajaja)


Vamos por los ingredientes que seguro que los tenéis todos por casa:

- 125 gr de mantequilla
- 50 gr de coco rallado
- 110 gr de harina
- 3 claras de huevo
- 150 gr de azúcar blanco
- 1 cucharada de miel
- Chips de chocolate al gusto



Precalentamos el horno a 180 grados.

Ponemos un cazo a fuego medio- fuerte con la mantequilla. Cuando la mantequilla obtenga el color del caramelo, más o menos un amarillo mostaza, lo retiramos, colamos y dejamos templar.

En un bol mezclamos el coco y la harina.

Montamos las clara de huevo. Cuando formen picos blandos añadimos la miel y el azúcar y seguimos montando.

Una vez tengamos las claras montadas, les añadimos la mezcla de coco y harina y removemos hasta que tengamos una masa homogénea. Seguidamente añadimos la mantequilla y volvemos a mezclar bien hasta que consigamos que este todo bien integrado.

Por último le añadimos a la mezcla unos puñaditos de chips de chocolate, mezclamos y ya tenemos la masa lista.

Rellenamos las cápsulas o moldes e introducimos en el horno precalentado a 180º unos 12 minutos o hasta que veamos que los extremos se doran y al introducir un palillo este sale limpio.

Pasado el tiempo de horneado, retiramos y dejamos templar sobre una rejilla.

Y... ¡ A COMER! cómo veis yo también he bañado alguno de ellos en chocolate, y así están tremendos. 




Si os ha gustado la receta os animo a compartirla por las redes sociales, así más gente conocerá estos ricos y fáciles bizcochitos de coco y chocolate. Espero también vuestros comentarios!!

¡Besitos!
Marta