martes, 16 de septiembre de 2014

Lacitos de hojaldre y miel



Holaaaaaaaaa!!!! Ya volvemos a estar activas por el blog tras un intenso verano! Aunque yo esta semana estoy de vacaciones, yuhuuuuuuu!!! Este año las vacaciones son en septiembre y con el verano regular que nos ha hecho estamos disfrutando de unos días de septiembre dignos del mes de julio, así que yo más feliz que una perdiz :) Y vosotros qué tal? Habéis tenido un buen verano? Espero y deseo que sí!



Esta semana vuelvo a la carga con una receta sencilla y buenísima! Que seguro que hay ganas de encender el horno tras el paron de verano y volver a hornear cosas ricas no? Pues esta receta es una de las que necesitas poco tiempo pero tienes una merienda o desayuno delicioso!! Perfecto para estos días de vuelta a la rutina, colegios.... Que seguro que andáis un poco justos de tiempo. Así qué no hay excusa! ;)

Se trata de unos lacitos de hojaldre y miel. Qué necesitamos?? Apuntar, apuntar:
- 2 laminas de hojaldre
(Si optáis por hacerlo vosotros mismos aquí os dejo un paso a paso que realizó Su en su web webos fritos muy completo!.)
- 5 cucharadas de leche condensada
- 3 cucharadas de miel
- azúcar glass para espolvorear

Para el Jarabe:
- 125 ml de agua
- 2 o 3 cucharadas de miel



Precalentamos el horno a 180 grados

Extendemos una de las laminas de masa de hojaldre y las pintamos con pincel de leche condensada.

A continuación hacemos lo mismo con la miel.

Cogemos la otra lámina de hojaldre y la ponemos encima de lo que acabamos de untar, como si de un sándwich se tratase.

Cortamos en tiras, tal y como veis en la fotografía.

Ahora toca retorcer las tiras a modo de espiral, con cuidado y paciencia, de forma que consigamos los lacitos.


A continuación preparamos el jarabe. Para ello llevamos a ebullición el agua y la miel, retiramos y dejamos templar. Humedecemos con un pincel los lacitos con el jarabe que acabamos de preparar.

Introducimos en el horno, y horneamos hasta que veamos que empiezan a dorarse, más o menos unos 12-15 minutos. Sacamos del horno y volvemos a pintar los lacitos con el jarabe de agua y miel. A continuación espolvoreamos azucar glas por encima y listo!! Seguro que os encantarán!! Y ya veréis lo rápido y sencillo que es de hacer, ideal para visitas inesperadas! 


Espero que disfrutéis de la receta :) y a partir de ahora ya nos tenéis por aquí al pie del cañón! Un beso gigante y hasta la próxima!


Marta

viernes, 1 de agosto de 2014

piruletas de merengue


Antes de irnos de vacaciones quería compartir con vosotros una gran noticia. Muchos quizás ya la sabéis tras haberla publicado en instagam , twitter y facebook pero como es tan importante para mí os la vuelvo a decir:
¡¡¡ Ya soy tía!!!!
Tengo una sobrinita muuuuy bonita que hoy cumple doce días.Qué pequeñita, ¿verdad? Es un tesoro que además se porta muy bien y nos ha traído felicidad a toda la familia.
Os traigo una receta infantil para celebrarlo de esta manera con todos vosotros, formó parte de los dulces de la babyshower que preparé para su llegada y que podéis ver aquí.


Receta para 6 piruletas:
100 gramos de clara de huevo
una pizca de sal
100 gramos de azúcar
100 gramos de azúcar glass
colorante alimentario en rosa y turquesa.
Non pareils de colores para decorar

Precalentamos el horno a 80º y forramos 2 placas de horno con papel sulfurado.

Ponemos las claras de huevo con la sal en el bol de nuestra batidora eléctrica y batimos a velocidad alta.Aseguraros de que el bol de la batidora no contiene grasa, de lo contrario no se montarán las claras.

A medida que las claras comiencen a espesarse agregamos el azúcar poco a poco , cuando esté bien integrado y el merengue casi listo, incluimos el azúcar glass lentamente y el extracto de vainilla.

El merengue estará listo cuando esté blanco, brillante y de consistencia firme.
Separamos dos partes iguales de la preparación y la mezclamos con el colorante alimentario para obtener así un merengue rosa y otro turquesa.

Colocamos una boquilla de estrella en 2 mangas pasteleras y llenamos cada una con un merengue de cada color.
Realizamos 3 rosetones por cada bandeja y colocamos una pajita decorativa como base de nuestra pirueta introduciendola hasta casi la mitad, así cuando el merengue se seque se nos quedará fija.

Introducimos  nuestras bandejas  ya preparadas con las piruletas de merengues en el horno precalentado y dejamos que se sequen durante 2 horas a 80º, apagamos el horno y las dejamos reposar otras 6 horas más. Las despegamos con cuidado con la ayuda de una espátula ;si estas bien secas saldrán perfectamente. Además si las guardáis en una caja de metal os aguantarán 3 meses estupendamente.



El único paso un poco delicado es conseguir una buena consistencia de merengue, ya que si queda demasiado líquido por no haber batido demasiado o haber batido en exceso no podremos formar correctamente nuestras piruletas. Aún con todo no es una receta complicada conque os animo a realizar vuestras piruletas de merengue y sorprender con este dulce que además de estar riquísimo es monísimo.

Como siempre os animo a comentar y compartir para saber vuestras opiniones, son clave para seguir adelante y seguir con ganas de enseñaros muchas más creaciones. Gracias siempre a todos por vuestro apoyo y ¡nos vemos en septiembre!

Cris





jueves, 24 de julio de 2014

Polos de frambuesa, melocotón y yogurt

¿¿Cómo combatimos el calor??? ¡Pues con un rico helado! Y esta vez os traigo....¡¡ polos!!! Porque la verdad es que a estas alturas del mes de julio lo que menos apetece es abrir el horno..... Así que llevo un tiempo en huelga con mi amigo inseparable... Le dejaré descansar, que bastante marcha le doy ya durante el resto de año.... ¡Pobrecito mío! Así que él, como yo, ¡también está de vacaciones!!

Ya veréis que el polo de hoy es muy muy fácil de preparar y podéis aprovechar a que os ayuden los peques de la casa, que les encantará y los tenemos un ratito entretenidos en la cocina que no va nada mal que se vayan familiarizando con ella.



Vamos a lío: ¡receta rápida y refrescante! apunten los ingredientes:


200 gr de frambuesa
100 gr de melocotón
90 gr azúcar
200 ml de agua
350 gr de yogur tipo griego
1 cucharadita de miel
1 cucharadita de zumo de limón

En primer lugar ponemos a calentar en agua con el azúcar hasta que se disuelva. Dejamos templar.

En un bol trituramos bien las frambuesas con el melocotón.

En otro bol mezclamos el yogurt, la miel y el zumo de limón.

Cuando tengamos el almíbar ya templado lo mezclamos con la fruta triturada. Mezclamos más o menos 3/4 partes de este jugo con la mezcla del yogur. Y vertemos la mezcla en los moldes del helado, pero no los llenéis hasta arriba porque acabaremos de rellenar el polo con un poco del jugo de fruta que hemos reservado antes.




Entonces una vez hayamos rellenado los polos con la mezcla del yogurt y  frutas, los metemos en el congelador entre 1 y 2 horas. Cuando veamos que el helado ya cuaja cogemos los palos del helado y los clavamos en cada polo. El palo debe mantenerse recto por sí sólo, sí no es así esperamos un rato más. Al cabo de otras 2 horas, vertemos el jugo de fruta reservado anteriormente hasta llegar al límite de nuestro molde de helado. También podéis espolvorear galleta desmigada para darle un toque crujiente al helado.

Volver a meterlos en el congelador y dejarlos toda la noche, así nos garantizamos que los polos están totalmente helados. Y con estos sencillos pasos tendréis un rico y refrescante polo para combatir el calor. Mmmm... ¡¡delicioso y súper fácil! Espero que lo disfrutéis tanto como yo. 

Y recordar que tenemos otros ricos helados por el blog: de chocolate y crujiente de dulce de leche  y de vainilla, conguitos y caramelo, así que todos directos a la cocina a hacer helado casero que es riquísimo y fácil, os sorprenderá!!! ahhhh y si queréis podéis compartir con nosotras las fotos de vuestros ricos helados, ya sean con nuestras recetas o con otras, nos encanta saber lo que tramáis por vuestras cocinas... ¡Así que os esperamos por facebook o por instagram!

Un beso gigante y disfrutar de las vacaciones, relajaros, divertiros y sobre todo ¡¡ser felices!!!
Marta 






miércoles, 16 de julio de 2014

helado de chocolate y crujiente dulce de leche

Por fin ha llegado el calor y como os prometí en las redes sociales os traigo una receta muy fresquita y además muy buena: helado de chocolate y crujiente dulce de leche. ¿Cómo os suena?

Tengo que confesar que no soy muy fan de comer helados en verano, y mucho menos en invierno. Yo soy más de postres de cuchara como las tartas de queso que me vuelven loca en todas sus variantes, bizcochos, chocolate... Pero estaba equivocada, lo que no me convencía de los helados es que me parecían productos más industriales y faltos de sabor. Así que no muy convencida me aventuré a realizar mi primer helado y ¡menudo helado! Sin duda un helado casero es mil veces mejor de lo que me había imaginado.


Necesitaremos:
5 yogures griegos ( los dejaremos escurrir un poquito para eliminar el exceso de agua)
5 cucharadas de cacao en polvo (chocolates Valor)
125 gramos de azúcar
1 tableta de chocolate y crujiente dulce de leche (chocolates Valor)

Juntamos los yogures, con el cacao y el azúcar en un bol y removemos bien hasta integrar.
Partimos nuestra tableta en pequeños trocitos con la ayuda de un rodillo y echamos la mitad a la mezcla anterior y la otra mitad la reservamos para decorar nuestra tarrina de helado.
Ahora tenemos dos maneras de hacerlas:

En heladera, vertemos el contenido y lo programamos unos 30-40 minutos y cuando el helado esté listo lo volcamos en una tarrina ( yo utilicé tupper ware alargado que es lo que tenía en ese momento por casa pero es mejor algún molde de metal que conserva mejor la temperatura) echamos el resto de chocolate troceado por encima de la mezcla y cubrimos por encima con papel de horno para evitar que se nos cristalice la parte de arriba. Dejamos reposar unas 6 horas y ¡listo para comer!

De forma manual, vertemos la mezcla en la tarrina para el congelador (excepto el chocolate que irá por encima del helado) cada hora lo sacamos y damos unas vueltas a la mezcla para evitar la cristalización. Hacemos este paso 3 veces y en la última vertemos el chocolate que irá de decoración. Tapamos con papel de horno por encima y esperamos 6 horas para devorarlo.


No sé que es lo que más me ha gustado de este helado: Si el sabor de la mezcla del chocolate con el yogurt que me recuerda a los postres que de pequeña me daba mi abuela o el encontrarme el crujiente chocolate con dulce de leche en el paladar... Creo que he encontrado una nueva afición, además son tán fáciles de hacer que es el postre perfecto para cualquier celebración veraniega.
No dejéis de hacer vuestros propios helados caseros son muchísimo mejores que cualquiera que hayáis probado hasta la fecha además una vez cogido el truco podréis realizar mil mezclas y combinaciones. ¿Os apuntáis?

Os dejo link del helado de vainilla con conguitos que publicamos en junio y otros helados de la blogosfera que deben estar super ricos, ¡echarles un vistazo!
helado de tiramisú de Merceditas bakery, helado de chocolate cheescake con toffee de Con aroma de vainilla, , helado de mango y fruta de la pasión de Merengue y frambuesa, helado de mascarpone y fresas de ¡Qué cosa tan dulce! ó helado de yogur y frutos rojos de El invitado de invierno. ¡Buenísimos todos!

¡Este verano os toca hacer helado sí o sí!
No os vayáis sin contarme el menos cual sería o cual es vuestro helado preferido; así cogemos ideas para posibles recetas ;)
Un besito y ¡feliz verano!
Cris

viernes, 11 de julio de 2014

Mini layer cake de melocotón y chocolate blanco


Hoy toca versión mini!!! Una riquísima layer cake de melocotón y crema de mantequilla de merengue suizo (conocida como SMBC) de chocolate blanco, ñam ñam!!!! y esta vez en versión mini y a ver sí así consigo mantener mejor la linea y tampoco engordar a la familia jajajaja. 

Me apetecía utilizar fruta en la receta y me decidí por el melocotón, que me encanta y todavía no lo había utilizado en ningún bizcocho (sino me falla la memoria…). Por un momento pensé en melocotones maduros pero me vino a la cabeza el almíbar que lleva el melocotón en lata, que nos viene perfecto en este caso para calar y darle un extra de jugosidad y sabor a nuestro bizcocho. Así que aunque no soy muy amiga de la fruta en su almíbar, ¡el melocotón es la excepción! (bueno y la piña también jejeje), por una vez la utilizaremos en nuestra receta y ya veréis que rico sale! 

Y que deciros de la crema de hoy... la SMBC de chocolate blanco es un vicio, está tremenda!!! Guardarla bien porque os aseguro que repetiréis! es perfecta como frosting para tartas y cupcakes, yo la prefiero mil veces más que la habitual buttercream. Así que si todavía no la habéis probado, hacedme caso… 

Vamos con los ingredientes?

Para el bizcocho: (molde alto de 10 cm de diámetro)

- 80 ml de aceite de oliva muy suave o de girasol (o 100 gr de mantequilla punto pomada)
- 2 huevos
- 100 gr de harina
- 1 cucharadita de levadura
- 50 gr de azúcar blanco 
- 50 gr de azúcar moreno
- 90 gr de melocotón en almíbar
- 1/2 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)


Empezamos precalentando el horno a 175º
Batimos el aceite junto con el azúcar hasta que se integren. Echamos luego los huevos uno a uno, batimos. A continuación el extracto de vainilla.

Tamizamos la harina junto con la levadura y la agregamos a la mezcla anterior con ayuda de una espátula. 

Con una servilleta de papel absorbente secamos bien los melocotones para quitar el exceso de almíbar que los envuelve. Los picamos los melocotones y los pasamos por harina, de este modo evitamos que se hundan al fondo del bizcocho. Incorporamos a la mezcla con la espátula.

Vertemos el contenido en nuestro molde y al horno unos 45 minutos, o hasta que salga el palillo limpio.

Dejamos enfriar sobre una rejilla y a continuación metemos el bizcocho en la nevera unas 3-4 horas bien envuelto en film transparente. De este modo podremos cortarla perfectamente en capas sin que se nos desmigue.

Mientras se enfría vamos preparando la crema de mantequilla de merengue suizo. 

Ingredientes: nos sobrará crema, os dejo que os la comais a cucharadas ;)

- 2 claras de huevo
- 113 gr de azúcar blanco
- 175 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 2-3 cucharadas de chocolate blanco derretido


Mezclamos las claras y el azúcar en un bol y calentamos al baño maría sin dejar de remover para que las claras no cuajen. Cuando notemos que se ha disuelto por completo el azúcar retiramos el fuego el bol y pasamos las claras al recipiente de la batidora. 

Batimos hasta que se monten las claras, paciencia que tardarán un rato en montar.
Cuando el merengue haga picos duros tendremos que comprobar la temperatura, si la mezcla está todavía caliente esperaremos un poco porque sino la mantequilla se derretirá y será un desastre.

Un vez templado el merengue añadimos la mantequilla cortada a dados, y con la varilla de pala batimos a velocidad media. Veréis que a mitad del proceso parece que la mezcla se corta, pero continuar batiendo porque al cabo de unos 10 minutos se convierte en una sedosa y maravillosa crema de mantequilla! La clave es no dejar de batir.

Llegados a este punto podemos echar las cucharadas de chocolate blanco. Debe estar ya tibio para que la crema no se nos derrita y pierda consistencia. Batimos ligeramente y ¡listo!


Pasadas las 3-4 horas retiramos del frigorífico el bizcocho y los cortamos en tres o en dos capas (a gusto del consumidor) con ayuda de una lira de repostería o cuchillo. Rellenamos con la crema que hemos preparado y....... ¡¡¡¡A COMER!!!!


Y hasta aquí el post de hoy, os ha gustado??espero que si! y os invito a comentar y opinar sobre la receta. Ahh y si podéis compartirlo en las redes sociales os lo agradeceremos muuuuuuucho, nos ayudáis a que nos conozca más gente ¡nos encanta hacer amigos! 

Un beso muy dulce a todos y gracias por estar detrás de esa pantalla haciéndonos felices.
Marta

lunes, 30 de junio de 2014

La primera fiesta de Paula

¡Nos vamos de fiesta!

Hoy os voy a enseñar y contar todos los detalles de la primera fiesta de Paula, una babyshower, una fiesta sorpresa para los futuros papás de Paula.
El pasado 21 de junio reuní a gran parte de nuestros amigos para celebrar la próxima llegada de mi sobrina. La invitación virtual, muy sencilla. Una foto de los pompones que decorarían la fiesta y que tantas horas estuve elaborando (tenéis el tutorial aquí)


La mesa donde nos juntamos a cenar estaba decorada con pequeños centros de madera natural, una vela, trigo y unas flores sobre una blonda de colores. Todo en los tonos de la fiesta, rosa, fuxia y mint. Fáciles y resultones, ¿no os parece?


El menaje tras mucho buscar en internet, y ver preciosidades me decanté por este diseño de la tienda on line de Porvoletas, me pareció especial así que encargué  los platos, vasos, servilletas y tenedores para 30 que terminé de decorar con un lazo turquesa.


Aquí tenéis un plano a nivel de la mesa dulce... Ahora os la enseño en detalle.


















 ¿Qué os ha parecido?

Los dulces que formaban la mesa son:
Una tarta de chocolate y frambuesa con un oso modelado en fondant, minicupcakes de vainilla con pequeños toppers de botones de fondant (las capsulas las compré en la tienda on line de Coqueto junto con algunos ingredientes de repostería creativa que me hacían falta), cookies de nutella con chips de chocolate blanco y negro (muy pronto la receta en Sweet magazine) ,brownies de nutella con chips de chocolate negro, donuts, chuches, piruletas de merengue y las galletas decoradas son las que puse el otro día en nuestro facebook y que tanto os gustaron (os estoy preparando tutorial en Sweet magazine). No sobró casi nada conque señal que estaría todo rico :)

Pero la mesa no luciría tanto sin los pequeños detalles decorativos, las guirnaldas, botones, la liza, banderillas que adornaron los dulces. Las bolas de nido de abeja en tonos rosas que acompañan a los pompones sobre la mesa y la pizarra ideal en forma de corazón que compré en The craftcake mama. El nombre en madera que encargué a Cuando nace un sueño y  pinté de blanco con topitos rosas ahora  forma parte de la decoración del cuarto de Paula. Los stands de los minicupakes y tarta también los realicé y pinté para la ocasión... todo suma.

En los pequeños detalles está la diferencia y son los que hacen que todo el conjunto sea especial. Espero que hayáis disfrutado de este post, y que os sirva de idea para futuras celebraciones o eventos.

No os vayáis sin dejarme comentario y os pediría el favor que compartáis esta entrada en las redes sociales. Así nos ayudáis a que nuestro trabajo llegue a más gente. Os lo agradecería mucho.
Un besito a todos

Cris

#laprimerafiestadePaula