miércoles, 16 de julio de 2014

helado de chocolate y crujiente dulce de leche

Por fin ha llegado el calor y como os prometí en las redes sociales os traigo una receta muy fresquita y además muy buena: helado de chocolate y crujiente dulce de leche. ¿Cómo os suena?

Tengo que confesar que no soy muy fan de comer helados en verano, y mucho menos en invierno. Yo soy más de postres de cuchara como las tartas de queso que me vuelven loca en todas sus variantes, bizcochos, chocolate... Pero estaba equivocada, lo que no me convencía de los helados es que me parecían productos más industriales y faltos de sabor. Así que no muy convencida me aventuré a realizar mi primer helado y ¡menudo helado! Sin duda un helado casero es mil veces mejor de lo que me había imaginado.


Necesitaremos:
5 yogures griegos ( los dejaremos escurrir un poquito para eliminar el exceso de agua)
5 cucharadas de cacao en polvo (chocolates Valor)
125 gramos de azúcar
1 tableta de chocolate y crujiente dulce de leche (chocolates Valor)

Juntamos los yogures, con el cacao y el azúcar en un bol y removemos bien hasta integrar.
Partimos nuestra tableta en pequeños trocitos con la ayuda de un rodillo y echamos la mitad a la mezcla anterior y la otra mitad la reservamos para decorar nuestra tarrina de helado.
Ahora tenemos dos maneras de hacerlas:

En heladera, vertemos el contenido y lo programamos unos 30-40 minutos y cuando el helado esté listo lo volcamos en una tarrina ( yo utilicé tupper ware alargado que es lo que tenía en ese momento por casa pero es mejor algún molde de metal que conserva mejor la temperatura) echamos el resto de chocolate troceado por encima de la mezcla y cubrimos por encima con papel de horno para evitar que se nos cristalice la parte de arriba. Dejamos reposar unas 6 horas y ¡listo para comer!

De forma manual, vertemos la mezcla en la tarrina para el congelador (excepto el chocolate que irá por encima del helado) cada hora lo sacamos y damos unas vueltas a la mezcla para evitar la cristalización. Hacemos este paso 3 veces y en la última vertemos el chocolate que irá de decoración. Tapamos con papel de horno por encima y esperamos 6 horas para devorarlo.


No sé que es lo que más me ha gustado de este helado: Si el sabor de la mezcla del chocolate con el yogurt que me recuerda a los postres que de pequeña me daba mi abuela o el encontrarme el crujiente chocolate con dulce de leche en el paladar... Creo que he encontrado una nueva afición, además son tán fáciles de hacer que es el postre perfecto para cualquier celebración veraniega.
No dejéis de hacer vuestros propios helados caseros son muchísimo mejores que cualquiera que hayáis probado hasta la fecha además una vez cogido el truco podréis realizar mil mezclas y combinaciones. ¿Os apuntáis?

Os dejo link del helado de vainilla con conguitos que publicamos en junio y otros helados de la blogosfera que deben estar super ricos, ¡echarles un vistazo!
helado de tiramisú de Merceditas bakery, helado de chocolate cheescake con toffee de Con aroma de vainilla, , helado de mango y fruta de la pasión de Merengue y frambuesa, helado de mascarpone y fresas de ¡Qué cosa tan dulce! ó helado de yogur y frutos rojos de El invitado de invierno. ¡Buenísimos todos!

¡Este verano os toca hacer helado sí o sí!
No os vayáis sin contarme el menos cual sería o cual es vuestro helado preferido; así cogemos ideas para posibles recetas ;)
Un besito y ¡feliz verano!
Cris

viernes, 11 de julio de 2014

Mini layer cake de melocotón y chocolate blanco


Hoy toca versión mini!!! Una riquísima layer cake de melocotón y crema de mantequilla de merengue suizo (conocida como SMBC) de chocolate blanco, ñam ñam!!!! y esta vez en versión mini y a ver sí así consigo mantener mejor la linea y tampoco engordar a la familia jajajaja. 

Me apetecía utilizar fruta en la receta y me decidí por el melocotón, que me encanta y todavía no lo había utilizado en ningún bizcocho (sino me falla la memoria…). Por un momento pensé en melocotones maduros pero me vino a la cabeza el almíbar que lleva el melocotón en lata, que nos viene perfecto en este caso para calar y darle un extra de jugosidad y sabor a nuestro bizcocho. Así que aunque no soy muy amiga de la fruta en su almíbar, ¡el melocotón es la excepción! (bueno y la piña también jejeje), por una vez la utilizaremos en nuestra receta y ya veréis que rico sale! 

Y que deciros de la crema de hoy... la SMBC de chocolate blanco es un vicio, está tremenda!!! Guardarla bien porque os aseguro que repetiréis! es perfecta como frosting para tartas y cupcakes, yo la prefiero mil veces más que la habitual buttercream. Así que si todavía no la habéis probado, hacedme caso… 

Vamos con los ingredientes?

Para el bizcocho: (molde alto de 10 cm de diámetro)

- 80 ml de aceite de oliva muy suave o de girasol (o 100 gr de mantequilla punto pomada)
- 2 huevos
- 100 gr de harina
- 1 cucharadita de levadura
- 50 gr de azúcar blanco 
- 50 gr de azúcar moreno
- 90 gr de melocotón en almíbar
- 1/2 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)


Empezamos precalentando el horno a 175º
Batimos el aceite junto con el azúcar hasta que se integren. Echamos luego los huevos uno a uno, batimos. A continuación el extracto de vainilla.

Tamizamos la harina junto con la levadura y la agregamos a la mezcla anterior con ayuda de una espátula. 

Con una servilleta de papel absorbente secamos bien los melocotones para quitar el exceso de almíbar que los envuelve. Los picamos los melocotones y los pasamos por harina, de este modo evitamos que se hundan al fondo del bizcocho. Incorporamos a la mezcla con la espátula.

Vertemos el contenido en nuestro molde y al horno unos 45 minutos, o hasta que salga el palillo limpio.

Dejamos enfriar sobre una rejilla y a continuación metemos el bizcocho en la nevera unas 3-4 horas bien envuelto en film transparente. De este modo podremos cortarla perfectamente en capas sin que se nos desmigue.

Mientras se enfría vamos preparando la crema de mantequilla de merengue suizo. 

Ingredientes: nos sobrará crema, os dejo que os la comais a cucharadas ;)

- 2 claras de huevo
- 113 gr de azúcar blanco
- 175 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 2-3 cucharadas de chocolate blanco derretido


Mezclamos las claras y el azúcar en un bol y calentamos al baño maría sin dejar de remover para que las claras no cuajen. Cuando notemos que se ha disuelto por completo el azúcar retiramos el fuego el bol y pasamos las claras al recipiente de la batidora. 

Batimos hasta que se monten las claras, paciencia que tardarán un rato en montar.
Cuando el merengue haga picos duros tendremos que comprobar la temperatura, si la mezcla está todavía caliente esperaremos un poco porque sino la mantequilla se derretirá y será un desastre.

Un vez templado el merengue añadimos la mantequilla cortada a dados, y con la varilla de pala batimos a velocidad media. Veréis que a mitad del proceso parece que la mezcla se corta, pero continuar batiendo porque al cabo de unos 10 minutos se convierte en una sedosa y maravillosa crema de mantequilla! La clave es no dejar de batir.

Llegados a este punto podemos echar las cucharadas de chocolate blanco. Debe estar ya tibio para que la crema no se nos derrita y pierda consistencia. Batimos ligeramente y ¡listo!


Pasadas las 3-4 horas retiramos del frigorífico el bizcocho y los cortamos en tres o en dos capas (a gusto del consumidor) con ayuda de una lira de repostería o cuchillo. Rellenamos con la crema que hemos preparado y....... ¡¡¡¡A COMER!!!!


Y hasta aquí el post de hoy, os ha gustado??espero que si! y os invito a comentar y opinar sobre la receta. Ahh y si podéis compartirlo en las redes sociales os lo agradeceremos muuuuuuucho, nos ayudáis a que nos conozca más gente ¡nos encanta hacer amigos! 

Un beso muy dulce a todos y gracias por estar detrás de esa pantalla haciéndonos felices.
Marta

lunes, 30 de junio de 2014

La primera fiesta de Paula

¡Nos vamos de fiesta!

Hoy os voy a enseñar y contar todos los detalles de la primera fiesta de Paula, una babyshower, una fiesta sorpresa para los futuros papás de Paula.
El pasado 21 de junio reuní a gran parte de nuestros amigos para celebrar la próxima llegada de mi sobrina. La invitación virtual, muy sencilla. Una foto de los pompones que decorarían la fiesta y que tantas horas estuve elaborando (tenéis el tutorial aquí)


La mesa donde nos juntamos a cenar estaba decorada con pequeños centros de madera natural, una vela, trigo y unas flores sobre una blonda de colores. Todo en los tonos de la fiesta, rosa, fuxia y mint. Fáciles y resultones, ¿no os parece?


El menaje tras mucho buscar en internet, y ver preciosidades me decanté por este diseño de la tienda on line de Porvoletas, me pareció especial así que encargué  los platos, vasos, servilletas y tenedores para 30 que terminé de decorar con un lazo turquesa.


Aquí tenéis un plano a nivel de la mesa dulce... Ahora os la enseño en detalle.


















 ¿Qué os ha parecido?

Los dulces que formaban la mesa son:
Una tarta de chocolate y frambuesa con un oso modelado en fondant, minicupcakes de vainilla con pequeños toppers de botones de fondant (las capsulas las compré en la tienda on line de Coqueto junto con algunos ingredientes de repostería creativa que me hacían falta), cookies de nutella con chips de chocolate blanco y negro (muy pronto la receta en Sweet magazine) ,brownies de nutella con chips de chocolate negro, donuts, chuches, piruletas de merengue y las galletas decoradas son las que puse el otro día en nuestro facebook y que tanto os gustaron (os estoy preparando tutorial en Sweet magazine). No sobró casi nada conque señal que estaría todo rico :)

Pero la mesa no luciría tanto sin los pequeños detalles decorativos, las guirnaldas, botones, la liza, banderillas que adornaron los dulces. Las bolas de nido de abeja en tonos rosas que acompañan a los pompones sobre la mesa y la pizarra ideal en forma de corazón que compré en The craftcake mama. El nombre en madera que encargué a Cuando nace un sueño y  pinté de blanco con topitos rosas ahora  forma parte de la decoración del cuarto de Paula. Los stands de los minicupakes y tarta también los realicé y pinté para la ocasión... todo suma.

En los pequeños detalles está la diferencia y son los que hacen que todo el conjunto sea especial. Espero que hayáis disfrutado de este post, y que os sirva de idea para futuras celebraciones o eventos.

No os vayáis sin dejarme comentario y os pediría el favor que compartáis esta entrada en las redes sociales. Así nos ayudáis a que nuestro trabajo llegue a más gente. Os lo agradecería mucho.
Un besito a todos

Cris

#laprimerafiestadePaula

jueves, 26 de junio de 2014

Eclairs de trufa



¿Puedes resistirte a un eclair? ¡¡yo definitivamente no!! Soy fan de la repostería francesa y los eclair no podían faltar en mi lista de favoritos. Estos pequeños pastelitos están llenos de elegancia, o por lo menos a mi eso me parece: delgados y finos y siempre con una estética muy cuidada, ¡me encantan!


Su nombre viene del francés, cuyo significado es rayo o relámpago, por su forma alargada y fina. Están elaborados a base de pasta choux y originalmente van rellenos de chocolate o crema pastelera, aunque hoy en día se han modernizado y se encuentran rellenos de muchísimas cremas como café, frutas, caramelo, licores.... Hay para todos los gustos, imposible resistirse!




Hoy os presento unos eclair rellenos de trufa, con un baño de chocolate blanco y un crujiente de almendras, ¡mmm... deliciosos! Coger papel y boli y apuntar, ¡empezamos!

Ingredientes para la Pasta Choux: (12 eclairs aprox.)

- 125 gr. de agua
- 1/2 cucharadita de azúcar blanco
- 1/2 cucharadita de sal
- 55 gr de mantequilla
- 70 gr. de harina
- 87 gr de huevo (que que es un poco menos de dos huevos M)

Precalentamos el horno a 150º

En un cazo ponemos el agua, el azúcar, la sal y la mantequilla en trozos y calentamos a fuego medio. Cuando empiece a hervir, retiramos el cazo del fuego y añadimos la harina de golpe, removiendo con unas varillas o espátula de madera durante unos segundos. Volvemos a poner el cazo en el fuego y removemos sin parar durante unos 2 minutos hasta que tengamos una masa de aspecto liso y se despegue totalmente de las paredes del cazo y de la espátula.

Retiramos del fuego la masa y la dejamos templar para poder añadir los huevos y que no se cuajen por la temperatura de la masa.


Cuando tengamos tibia la masa incluimos los huevos previamente batidos, primero uno y removemos enérgicamente hasta que la masa haya absorbido por completo el huevo. Veréis que al incorporar el huevo parece que la masa se ha cortado, pero seguir removiendo bien y cogerá consistencia. 

A estas alturas de la mezcla todavía tenemos una masa demasiado dura, le falta huevo. Es ahora cuando echamos aproximadamente un poco más de la mitad del segundo huevo, y removemos bien. Cuando este totalmente absorbido comprobamos la consistencia o textura idónea para los eclairs. Un truco es clavar la espátula en el centro de la masa y que no se caiga, que se mantenga erguida. Otro truco es coger un poco de masa con la espátula y comprobar que cae pero muy lentamente. Pero si pesáis la cantidad que os he puesto en la receta no vais a tener problema con la consistencia de la masa. Pero siempre tener en cuenta que es preferible que esté un poco seca a que este muy húmeda.



Transferimos la masa a una manga pastelera y con una boquilla redonda o estrellada de 1 o 2 centímetros aprox (yo utilice la boquilla 4B de Wilton)  vamos escudillando los eclairs formando tiras de unos 12 cm. Si la consistencia de la masa es la adecuada deberán mantener perfectamente la forma, sin desparramarse por los lados ni perder volumen.

Introducimos en el horno unos 45 minutos aproximadamente y transcurrido ese tiempo apagamos el horno y abrimos la puerta y esperamos otros 10 minutos más para ayudar al secado de los eclairs.

Retiramos y dejamos enfriar en una rejilla. 

Ahora vamos con la crema de trufa.... ñam ñam, tomar buena nota de los ingredientes que os va a servir para infinidad de pasteles y pastelitos. (Os va a sobrar trufa)


- 300 gr. de nata para montar (mínimo de 35,1% de materia grasa para que monte)
- 75 gr. de azúcar glass
- 27 gr. de cacao en polvo

Como recomendación meter la nata, el recipiente y las varillas de la batidora al congelador unos 15 minutos para garantizar que estará todo muy frío y así nos montará sin problema.

En primer lugar empezamos a montar la nata, y cuando le quede poco para estar perfectamente montada le añadimos el azúcar glass y acabamos de montar. Cuando la tengamos lista incorporamos el cacao con ayuda de una espátula realizando movimientos envolventes para evitar que se nos baje la nata.


Introducimos la trufa en una manga pastelera y a rellenar!!! Ya sabéis que podéis cortar por la mitad cada eclair con un cuchillo de sierra y rellenar de trufa. Otra opción es realizar unos agujeros en la parte de la base del eclair y rellenar directamente el interior.

Sólo nos queda fundir un poco de chocolate blanco, pintar la superficie del eclair y espolvorear almendra ligeramente picada. Y tachán..... Eclairs listos para sorprender!!!! Deliciosos y delicados!! 


Deseo que os haya gustado y ya sabéis que nos encanta recibir comentarios! Así que comentar, cocinar y disfrutar!!! un beso gordo. Gracias.

Marta.


martes, 17 de junio de 2014

Tutorial: Cómo hacer pom poms ó ¡Pon un pom pom en tu vida!


 

 ¿Hay algo más bonito que un pom pom ?
Seguramente sí, pero lo que no me vais a discutir es que dotan de encanto cualquier estancia, fiesta o evento en el que se encuentren, ¿a qué si? Yo estoy totalmente sumergida en el mundo pom y desde hace unos días no paro de hacerlos, creo que roza ya la adicción ya que no veo el fin, todos los pompones me parecen pocos, ¡necesito más! Por eso ya en mi mundo de locura pom hoy os traigo un tutorial de cómo hacerlos e inauguramos de esta forma un nuevo apartado del blog DIY donde explicaremos pequeñas decoraciones como guirnaldas o toppers para los dulces entre otras cosas que nos vayan surgiendo ¿Os gusta la idea?
Por el momento vamos con el tutorial de hoy al que llamaremos ¡Pon un pom pom en tu vida!



Necesitaremos:

  • 8 pliegos de papel de seda para cada pom pom del color que os guste más.
  • Liza
  • Tijeras



Necesitaremos 8 pliegos de papel de seda para cada pom pom. Las medidas pueden ser según necesites, teniendo en cuenta que el ancho del papel será del tamaño del diámetro de nuestro pom pom. De esta manera podrás guiarte para realizar poms más grandes o más pequeños.
Normalmente los paquetes vienen con 8 pliegos por lo que los sacaremos de su envoltorio, los extenderemos bien y recortaremos según la medida deseada. La medida que yo he utilizado es de 30 cm x 50 cm por si os sirve de referencia.
Los situaremos en posición vertical y simplemente tenemos que plegar el conjunto de papeles en acordeón, en franjas de unos 2 cm. Es decir: Haremos un doble de 2 cm, damos la vuelta al papel, hacemos otro doble de 2 cm, damos la vuelta al papel, otro doble y así repetidamente hasta que tengamos todo el papel doblado en pliegues.


Recortaremos los bordes de forma redondeada y doblaremos la tira por la mitad para marcar el centro. Ataremos una liza en el centro con un par de nudos y ya tenemos nuestro pom pom listo para ser abierto.

     
   

Extendemos una mitad del "acordeón" y vamos separando con cuidado cada hoja hacía el centro como podéis ver en las fotografías. Una vez hechas las 4 primeras, giramos y separamos las otras 4 hacia en centro y repetimos el proceso con la otra mitad.


Una vez separadas todas las hojas, las arreglamos un poquito para que quede un pom pom bien bonito!


No requiere ninguna complicación realizar los pompones en casa, sólo paciencia; pero si no queréis complicaros la vida o no tenéis mucho tiempo hoy en día hay tiendas muy bonitas como The Craftcake Mama ó Porvoletas, (entre muchas otras pero estas son preciosísimas) donde por poco os los llevan a casa; incluso hay quien ha creado de los poms todo un universo, Maison Pom Poms crea todo tipo de guirnaldas y decoraciones de mil colores decorando incluso el evento o espacio que necesites.
¡Ahora os toca a vosotros! Seguro que este verano tenéis alguna fiesta que decorar, o la habitación de un bebé, o la boda de vuestra prima, amiga, sobrina... Ya no hay excusas, ¡llenemos el mundo de pompones!
Espero vuestros comentarios y acordaros de compartir en las redes sociales :)
Dentro de poquito os prometo un "post" muy especial! Un besito.
Cris


jueves, 12 de junio de 2014

Helado de vainilla, conguitos y caramelo


Lo prometido es deuda!!! Ya estoy aquí de nuevo con la receta de esta semana… y qué receta!!!! Perfecta para este mes de Junio caluroso en el que poco a poco nos vamos adentrando en el ansiado verano y con él la playa, la piscina, las noches interminables en la terraza con amigos y risas, los paseos por la noche… y claro, que mejor forma de acompañar todo esto que con un rico helado!!! Mi primer helado casero!!! Estoy muy emocionada porque ha quedado tremendamente rico!! y aunque el proceso de elaboración requiere unas horas, el resultado es magnifico así que os animo a todos a hacerlo porque si de por si comerse un helado es todo un placer, que lo hayas hecho tu ya es el súmmum! 
Además hace poco vino el Sr. cartero con un paquete muy dulce… Lacasitos , empresa aragonesa de prestigio nos deleitó con un surtido de productos de Chocolates Lacasa: lacasitos, conguitos originales de chocolate con leche y chocolate blanco, fideos de colores, de chocolate, bolitas de chocolates, almendra suiza bañada en chocolate… Muchísimas gracias por el regalo, son unas delicias perfectas para nuestros dulces. Así que mejor manera de complementar un helado que incluyendo unos conguitos? Pues esa es mi propuesta de hoy: un refrescante helado de vainilla con conguitos y caramelo, irresistible verdad?


Antes de empezar con la receta en si os voy a dar algunos consejos sobre la elaboración:
- utilizar un monde de acero inoxidable ya que como lo vamos a hacer sin heladera estos conservan mejor el frío durante el proceso de elaboración del helado.
- un envase de cristal con cierre hermético es la mejor manera de conservar el helado una vez hecho. Y lo mejor es consumirlos antes de una semana. Los helados caseros se deterioran con mas facilidad así que no nos conviene demorar su consumo. 

La elaboración sin heladera es más costosa pero no por ello menos rica, tener paciencia y os saldrá un helado de 10, ya veréis! 

Los ingredientes son:

- 4 yemas de huevo
- 300 ml de nata para montar
- 300 ml leche
- 100 gr. azúcar blanco
- 30 gr. de extracto de vainilla líquida
- 50 ml de azúcar invertido
- 100 gr de conguitos (es es un poco al gusto, añadir la cantidad que creáis oportuna)
- caramelo líquido de repostería 


En un bol calentamos la leche junto con el azúcar, sin que llegue a hervir, debe únicamente calentarse para disolverse el azúcar. Dejamos enfriar la mezcla.

En otro bol montamos la nata. Recordad que para un buen montado la nata debe estar muy muy fría, así como el bol, con lo que os recomiendo meter todo en el congelador unos 10 minutos, hasta las varillas de la batidora! Una vez la tenemos hecha la reservamos.

En otro recipiente (a poder ser metálico), mezclamos la leche que ya tendremos fría, las yemas de huevo y la vainilla. Batimos hasta mezclar. 

A continuación añadimos a la nata montada los 50 ml de azúcar invertido para evitar que el azúcar cristalice. Removemos bien con movimientos envolventes para que no se baje la mezcla. Y seguidamente incorporamos la nata a la mezcla anterior, lo hacemos en dos o tres veces, mezclando bien tras cada incorporación.

Tapamos con film el recipiente y lo dejamos en el frigorifico 2 horas. 




Pasadas estas dos horas sacamos y removemos bien. Veremos que la mezcla empieza a cuajar.
Ahora podemos pasar la mezcla a un recipiente con cierre hermético o bien tapar con film el recipiente o bol (si es metálico mejor) y lo metemos en el congelador unas 4 horas. Durante estas 4 horas iremos removiendo la mezcla cada 30 - 45 minutos para evitar que cristalice, porque no nos queremos encontrar trozos de hielo que estropeen la textura de nuestro helado verdad? Pues a remover! ;)

Cuando removamos nuestra mezcla y veamos que ya está cremosa introducimos los conguitos un poco machacados y  caramelo líquido al gusto.

Una vez pasadas esas 4 horas removiendo (es la parte mas pesada, pero merecerá a pena, tener paciencia…) ya podemos dejar el helado en el congelador hasta su consumo. Yo aconsejo que pase toda la noche en el congelador antes de servir, así tendrá la textura óptima. 


Y esto es todo amigos!!! Un helado rico rico para combatir los días de calor, os gusta?? yo no puedo decir lo contrario, es mi primera vez con el maravilloso mundo de los helados y estoy feliz como una perdiz porque me ha gustado mucho el sabor, tanto que ya no queda ni gota en el congelador!! jejeje.  Así que espero que hayáis tomado buena nota del proceso y os animéis con él. 

Espero que lo disfrutéis mucho, un besote!!!
marta